8 de marzo de 2017

Driftwood, madera a la deriva como material de trabajo


¿Conocéis que es el Driftwood? Esta técnica basada en la reutilización de madera a la deriva pone de manifiesto la belleza de la madera lavada por aguas de mares, lagos, ríos, las olas, los vientos... Son realmente desechos de madera que el mar expulsa y con el que se hacen auténticas obras de arte como las figuras que os mostramos hoy, además de mobiliario y objetos cotidianos que tienen la belleza natural que la madera adquiere con el paso del tiempo.

Artistas como Deborah Butterfield, con sus conocidos caballos, o Melanie Klaas, con sus peces han usado desde hace años esta técnica en sus esculturas. Hoy os traemos imágenes de las inquietantes figuras humanas del japonés Nagato Iwasaki en pleno bosque, uno de esos artistas sobre los que no se sabe mucho, pero del que su arte lo dice todo.


Iwasaki consigue crear increíbles esculturas con madera a la deriva. Cada una de sus figuras antropomórficas puede tanto hipnotizarte como asustarte. El artista consigue crear un sentimiento de inquietud usando nada más que madera. No nos extrañaría que si nos encontráramos en medio de la noche con una de estas creaciones nos costara unos días volver a dormir tranquilo.


¿Os imagináis caminar  por un solitario y frondoso bosque, un poco ensimismados y pensativos, y toparos con una de esas esculturas? Emergen de manera casi visceral de las entrañas de la naturaleza, impactantes y bellas a la vez, expresivas y singulares.



Las esculturas suponen una reflexión sobre el círculo que se cierra entre el hombre y la naturaleza a través de un material a la deriva, un material que vuelve a la tierra de la que procede. ¡Bonita metáfora!

Entrada creada por Grupo GUBIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada