2 de febrero de 2017

Mesas elevables

Hoy entregamos a Antonia una mesa elevable para la televisión del apartamento que le reformamos hace unas semanas, Lo ves y no lo ves. Para el diseño de esta mesa estudiamos los distintos sistemas existentes en el mercado y hoy queremos compartirlos con vosotros.



Existe un sin fin de diseños de mesas elevables, distintas formas, distintos materiales, texturas, medidas... Sin embargo, si nos centramos en sus mecanismos de elevación el número de opciones se reduce bastante.


Las patas hidraúlicas son una cómoda elección aunque su diseño es más bien industrial y se usan principalmente en mobiliario de oficina. No existen demasiados modelos que podamos considerar elegantes y acordes para una vivienda. Aún asi hemos encontrado éstas que combinan un pie de acero con sobres de mesas que pueden ir en cualquier tipo de madera, lacadas en color y que pueden variar de formas y tamaños, _aunque al tratarse de un pie central la dimensión es limitada_.


Más variadas son los modelos que incorporan bisagras elevables de mesas pues éstas quedan ocultas en envolventes en la cuales el diseñador puede dejar volar su imaginación. La ventaja del sistema es que no sólo alza en altura la mesa sino que la aproxima al usuario de forma que es ideal para su uso como mesa de centro frente al sofa que se transforma en mesa de trabajo o mesa para comer.

Muchos de estos modelos permiten el almacenamiento dentro de la envolvente que oculta las bisagras

Las patas a modo de tijeras plegables, con pistones de gas embutidos en una estructura de acero, son otra alternativa común. En este caso el diseño de las patas es clave. Este elegante modelo de Bo Concept disponible en distintos tamaños, colores, especies de madera... permite incluso guardar enseres en su interior.


Más ingeniosas resultan las mesas fabricadas completamente en madera, que se transforman mediante distintos elementos de articulación.



Esta mesa diseñada por Hendrik Van Keppel y Taylor Green y realizada en madera de teca es un ejemplo. Sólo unas pequeñas bisagras de pala y unas estudiadas proporciones de las patas al plegarse, transforman una mesa de café en mesa de comedor, mesa de trabajo o escritorio. Al elevarse la posición se asegura con unos mecanismos de bloqueo en latón.



Esta otra, la mesa Bambi, es un sutil diseño de la noruega Carolin Olsson realizado en abedul. Está inspirado en la anatomía de la rodilla, donde los huesos sólo pueden doblar hacia atrás. Cuando la mesa está plegada y se utiliza como mesa baja, parece un animal pequeño que se ha sentado a descansar. 


Aunando diseño y tecnología surge la mesa Boulond Blanc. Inspirada en la ingeniería aeronaútica y la industria automotriz, esta pieza transformable es única e intemporal.  Las formas de hélices y alas de avión fabricada en roble y empleadas en su diseño son completamente equilibradas.  Y lo que es más importante, la mesa se estabiliza por sí misma en cada una de sus posiciones. Con sólo un movimiento helicoidal pasamos de una mesa de té a una de comedor.
Y como aportación a este tipo de mesas elevables, nuestro diseño para Antonia es bastante más sencillo pero el resultado es práctico y muy minimalista.


Se trata de unos posicionadores de muelle que hacen de retención al subir y que al presionarlos permiten la bajada. A ver qué os parece ;)

video

Entrada realizada por Grupo GUBIA


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada